Las opciones

· Daniel en Mercado

Las opciones son un tipo de producto derivado financiero cuyo activo subyacente son las acciones. Dado que es un producto de alto riesgo, en Ninety Nine no tenemos previsto incluirlo en nuestro catálogo. No obstante, nos parece importante ofrecer a nuestros lectores unas pinceladas que les facilite su comprensión, en línea con nuestra misión de fomentar el conocimiento financiero.

Las opciones son un tipo de producto derivado financiero cuyo activo subyacente son las acciones. Dado que es un producto de alto riesgo, en Ninety Nine no tenemos previsto incluirlo en nuestro catálogo. No obstante, nos parece importante ofrecer a nuestros lectores unas pinceladas que les facilite su comprensión, en línea con nuestro objetivo de fomentar el conocimiento financiero y hacer la inversión accesible al 99% de las personas.

¿Qué es una opción?

Un contrato de opciones otorga al comprador la posibilidad de comprar o vender el activo subyacente a un precio pactado en un periodo de tiempo concreto. Es decir, el titular del contrato tiene un plazo con fecha de vencimiento específica para ejercer su opción de compra o venta. A diferencia de los futuros, el titular de una opción no tiene la obligación de ejercerla, si no lo desea. Veamos a continuación los dos tipos de opciones que hay: opciones de compra y opciones de venta.

Opciones de compra o call

Una opción de compra, denominada también “call”, otorga a su comprador el derecho a comprar el subyacente a un precio determinado en la fecha de vencimiento acordado. Veámoslo con un sencillo ejemplo. Pongamos que un inversor compra una call sobre una acción de la compañía X a un precio de 10€ con una fecha de vencimiento de 2 meses. Al cabo de 1 mes, el precio de la acción aumenta hasta los 12€.

El titular de la call puede ejercer su opción de compra en ese momento y adquirir la acción de la compañía X a 10€. Si después decide vender la acción, habrá obtenido un beneficio de 2€. Se trata de un ejemplo muy simplificado que no está teniendo en cuenta el coste de adquirir la call y los gastos operativos, que habría que restarle al beneficio. Si por lo contrario, la acción X cae por debajo de los 10€, el titular no ejercerá la opción de compra, ya que le resultará más económico adquirir la acción a precio de mercado. Perdería, por tanto, la inversión en la call, que se denomina también prima

Opciones de venta o put

Una opción de venta o put concede a su comprador el derecho a vender el subyacente a un precio determinado en una fecha de vencimiento. ¿Cuándo compra un inversor una opción de venta? Cuando prevé que el precio de un activo va a caer. Volviendo al ejemplo anterior, si el inversor cree que la acción X que en el momento actual vale 10€ podría devaluarse, comprará una put sobre la acción X con vencimiento en 2 meses. Si al mes la acción X se sitúa en 8€, el comprador tendrá derecho a venderla a 10€. Como en el caso de la call, el comprador de una put pagará una prima a cambio del derecho a vender la acción al precio actual, si a vencimiento de contrato su valor de mercado ha disminuido.

¿Para qué sirven las opciones?

Las opciones puede servir a diferentes fines para mejorar la rentabilidad de una cartera. Pueden utilizarse para generar una mayor rentabilidad, aunque también sirven a menudo para cubrir posiciones frente tendencias bajistas o para limitar el efecto de potenciales pérdidas. Por último, hay inversores que invierten en este tipo de producto derivado con fines especulativos en las que invierten en función de sus expectativas alzistas o bajistas.

Riesgo de invertir en opciones

Como todos los productos derivados, el riesgo de este tipo de producto es elevado y por tanto el inversor minorista no tiene acceso directo. Para invertir en opciones deberá acudir a un intermediario profesional con licencia. Queremos aprovechar una vez más para recordar que las opciones y, en general, todos los derivados, son productos sofisticados que cuando se utilizan con fines especulativos conllevan riesgo de pérdida total de la inversión, tal y como advierte la propia CNMV en su Guía Informativa sobre Opciones y Futuros.

La inversión como siempre debió ser.

Clara, fácil y humana. En 2020 no puedes hacer como si tu dinero viviera en el pasado.