Algunos ratios a tener en cuenta a la hora de comprar acciones

· Daniel en Nivel medio

Antes de comenzar a invertir en bolsa, es importante seleccionar cuidadosamente la compañía en la que vamos a invertir. En este post te explicamos qué ratios pueden ayudar al inversor a conocer mejor la situación de una empresa.

Como hemos comentado en posts anteriores, toda inversión puede acarrear riesgos para el inversor. Por este motivo, antes de comprar acciones, es importante seleccionar cuidadosamente la compañía en la que vamos a invertir. En este post te explicamos qué ratios pueden ayudar al inversor a conocer mejor la situación de una empresa. Para tomar una decisión de inversión bien fundada conviene como mínimo conocer algunos de ellos y comparar los ratios que vamos a enumerar a continuación con los de la competencia, los históricos y el sector.

En el caso de las grandes compañías cotizadas, suele ser fácil encontrarlos en noticias de medios financieros. No es necesario sacar la calculadora. El seguimiento regular de la evolución de una compañía en prensa te permitirá conocer muchos de los ratios que explicaremos a continuación y que son clave para tomar una decisión de inversión acertada.

Los ratios, clave en el análisis de fundamentales

Aunque no es objeto de este post profundizar en los diferentes métodos para evaluar la salud de una compañía, sí conviene saber que los ratios son un elemento esencial del análisis de fundamentales. Abordaremos este tema en otro post, pero para que te hagas una idea, consiste en estudiar aspectos y datos específicos de una compañía aplicando una serie de fórmulas para obtener una foto lo más ajustada posible de su situación real. Cada ratio mide un aspecto concreto. El término “fundamentales” hace, por tanto referencia, a un tipo de análisis que desglosa y se adentra en las entrañas de una compañía para ver si su modelo de negocio es sólido y sus cuentas están saneadas o no. El objetivo de este tipo de análisis es conocer el valor real de una compañía para saber si su precio de mercado es elevado o si, por el contrario, la acción tiene potencial para seguir revalorizándose.

El ratio relación precio-beneficio o PER

La relación precio-beneficio o “Price to Earnings Ratio”, es un ratio muy utilizado que permite dilucidar si el precio de una acción es elevado o si, por lo contrario, está barata. Lo que indica es cuántas veces está contenido el beneficio neto anual de una compañía al comprar una acción suya. Se obtiene dividiendo la capitalización bursátil de una compañía entre su beneficio neto. Realmente lo que permite dilucidar este ratio es el número de años que tardará el titular de una acción en recuperar su inversión teniendo en cuenta los beneficios que genera la empresa. Cuando el PER es más alto, significa que el inversor está pagando más dinero por cada unidad de beneficio que genera la compañía. 

Interpretaciones del PER

  • PER de entre 0 y 10

Cuando el PER de una compañía se sitúa entre 0 y 10, puede ser un indicativo de que la empresa está infravalorada o de que los inversores creen que los beneficios de la misma pueden caer. 

  • PER de entre 10 y 17

Se considera que una compañía tiene un PER adecuado cuando se sitúa entre 10 y 17, aunque gran medida esto dependerá también del sector al que pertenece. Por ejemplo, para una tecnológica, un PER de 17 puede ser considerado bajo, mientras que para una entidad financiera se situaría en niveles más bien elevados. 

  • PER superior a 20:

Cuando el PER de una compañía es superior a 20, es posible que esté sobrevalorada por los inversores o que se esté produciendo una burbuja en el sector al que pertenece.

El PER no debe tomarse como un valor absoluto. En cambio, sí puede ser útil comparar el PER de una compañía con el de un competidor, con el PER medio del mercado o el PER medio histórico de la acción. Al igual que ocurre con el resto de ratios, no debe tomarse como único indicador de la salud de una compañía. 

La rentabilidad por dividendo

Esta métrica indica qué beneficio va a obtener el accionista por reparto de dividendos. Por lo general, una compañía reparte dividendos cuando su situación es buena. Aunque no siempre es el caso, es un factor a tener en cuenta a la hora de comprar acciones. La rentabilidad por dividendo se mide en porcentaje y permite conocer qué parte del dinero invertido recupera el accionista con el reparto de dividendos. Las dos vías de obtener rentabilidad al invertir en acciones, son el aumento de su precio bursátil y rentabilidad por dividendo. 

El beneficio por acción

El beneficio por acción se calcula dividiendo el número total de acciones que tiene una empresa por su beneficio. Esta métrica lo que permite determinar es qué parte del beneficio obtenido por la empresa recibirá el titular de una acción. 

La facturación y el beneficio neto de una compañía

La facturación de una compañía o cifra de negocio son todos los ingresos que ha obtenido gracias a sus actividad. Por otro lado, el beneficio neto de una compañía se calcula restando los gastos a los ingresos generados en un periodo determinado. Es decir, se trata del dinero que le queda a una compañía tras haber pagado deuda, impuestos u otros gastos. Aunque en este caso no hablamos realmente de ratios, es esencial saber si la compañía en la que queremos invertir factura con su actividad y si esta facturación le reporta beneficios. También es importante saber qué volumen de beneficios ha obtenido en los últimos años y si éstos han ido aumentando progresivamente. 

Ratio de endeudamiento

Conocer el volumen de deuda de una compañía con respecto a su patrimonio neto es clave. Permite hacerse una idea del peso que tiene la deuda en la compañía y si ésta tiene capacidad para devolverla con lo que ingresa.

Los flujos de caja o cash flow

Los flujos de caja o cash flow recogen información relevante sobre la salida y entrada de dinero en una empresa durante un periodo determinado. Son un indicador importante de la liquidez que tiene una compañía y de su capacidad para hacer frente a su deuda, para recomprar acciones o para realizar inversiones sin tener que endeudarse. Por este motivo, es un dato muy revelador. Una compañía unos flujos de caja o cash flow recurrente y con unos niveles de deuda moderados, suele tener mayor potencial de apreciarse en bolsa y generar valor para sus accionistas. 

La rentabilidad de los fondos propios o Return on Equity (ROE) 

El ROE es uno de los ratios más utilizados en el análisis de fundamentales y sirve para medir el rendimiento que tiene el capital, es decir los fondos propios, de una compañía. Básicamente permite determinar qué beneficio obtiene una empresa por cada euro de capital invertido. El ROE es el porcentaje resultante de dividir el beneficio neto de una empresa después de pagar impuestos por sus fondos propios o capitales propios. Cuanto más elevado es, mayor será la rentabilidad que pueda generar una empresa invirtiendo sus recursos propios. Al igual que ocurre con el resto de ratios, es útil si se compara con el ROE medio del sector al que pertenece la compañía y con el de sus competidores más directos. 

Vous n’avez plus d’excuses pour ne pas investir!

Avec Ninety Nine, pas besoin d’être un pro. C’est simple, sûr et vous pouvez commencer en quelques minutes.