La liquidez

· Daniel en Básicos

El término liquidez hace referencia a la cualidad de un activo de transformarse fácilmente en dinero efectivo. Esto quiere decir que cuando el nivel de liquidez es elevado, resultará sencillo vender el activo y obtener a cambio dinero en efectivo.

Seguro que alguna vez has escuchado hablar de liquidez en relación con la inversión en bolsa. Es un término que se emplea habitualmente en este contexto y conviene entender su significado. 

¿Qué es la liquidez?

Antes de abordar las implicaciones de este término para el inversor, empecemos por su definición. El concepto hace referencia a la cualidad de un activo de transformarse fácilmente en dinero efectivo. Esto quiere decir que cuando el nivel de liquidez es elevado, resultará sencillo vender el activo y obtener a cambio dinero en efectivo. Hay una segunda acepción que hace referencia a la actividad de una compañía. En este sentido, un grado mayor o menor de liquidez es un buen indicador para averiguar la capacidad que tiene una empresa para hacer frente a sus deudas u obligaciones en el corto plazo.

La liquidez en el contexto de la inversión

La liquidez en el contexto de la inversión hace referencia a la facilidad o dificultad de encontrar una contrapartida en el mercado para comprar o vender un valor. Esto significa que lo podemos convertir en efectivo con facilidad y a precio de mercado, sin tener que renunciar a obtener a cambio su valor de mercado. Cuanto más fácil sea encontrar una contrapartida dispuesta a adquirir o a vender un producto de inversión en el mercado, mayor será su grado de liquidez. Quizás te preguntes ¿en qué beneficia la liquidez al inversor? Cuanto mayor grado de liquidez tenga un activo, menor riesgo correré en las operaciones que realice, porque la facilidad de compra o venta me permitirá deshacer con rapidez cualquier posición, sin que se vea muy afectado el valor del activo. 

Activos líquidos 

Aparte del dinero en efectivo, los activos más líquidos son las acciones, los depósitos bancarios a plazo fijo y los bonos u otros valores de renta fija negociables. En el caso concreto de las acciones cotizadas, el grado de liquidez depende en gran parte del volumen de acciones que tengan en circulación. Aquellas compañías con un número reducido de acciones en el mercado, suelen ser menos líquidas. Las compañías con mayor capitalización bursátil, suelen tener un mayor free float y registran un mayor movimiento de compra venta que compañías más pequeñas, con un volumen menor de acciones en circulación. Es importante tener en cuenta que existen empresas con un número elevado de títulos, que sin embargo se concentran en manos de unos pocos. En consecuencia, las que verdaderamente están en circulación, denominadas free float, representan un volumen limitado y, en consecuencia, son más difíciles de conseguir. Su grado de liquidez es por lo tanto, menor. 

Acciones ilíquidas

Las empresas cotizadas pero más pequeñas, es decir de menor capitalización y con un volumen de negociación bajo, por lo general, son menos líquidas. Suele ser más difícil desprenderse de ellas. En parte, también porque las siguen menos analistas. Esto no significa, sin embargo, que no pueda ser interesante invertir en ellas. Depende en gran medida de tu horizonte de inversión. Si inviertes a largo plazo en una compañía sólida, rentable y solvente, puede que tengas que venderla ligeramente por debajo de su precio de mercado para encontrar una contrapartida. Igualmente, si se ha revalorizado con el paso de los años, habrás obtenido un beneficio. 

Otros activos ilíquidos

Se consideran activos ilíquidos activos no negociables en los mercados y que forman parte del universo de la inversión alternativa. Forman parte de este tipo de activos los inmobiliarios o las participaciones de compañías no cotizadas, que también recibe el nombre de capital riesgo. La iliquidez hace referencia a la dificultad de venderlos de un día para otro. De hecho, se trata de productos de inversión que han ganado en popularidad en los últimos años entre los inversores. Aunque el riesgo de invertir en ellos es más elevado, también suelen tener una rentabilidad más elevada. 

Vous n’avez plus d’excuses pour ne pas investir!

Avec Ninety Nine, pas besoin d’être un pro. C’est simple, sûr et vous pouvez commencer en quelques minutes.